FOTACA

Toda rosa tiene su espina escondida. Algunas incluso matan, pero… ¿cómo resistirse a olerla?