NO SIEMPRE GANA EL QUE LLEGA EL PRIMERO

Foto: SIN PALABRAS ANTE TAN TREMENDA LECCIÓN En España, en la carrera del Cross de Navarra de Burlada, el pasado 2 de diciembre sucedió un hecho que nos demuestra que el testimonio y la integridad de una persona se reflejan en todos los ámbitos de tu vida.  El atleta keniano, Abel Mutai, medalla de oro en los pasados Juegos Olímpicos de Londres 2012, estaba a punto de ganar la prueba cuando confunde el tramo final de la competencia, creyendo haber ganado y con algunos metros por recorrer, aflojó totalmente el paso y, relajado, comenzó a saludar al público creyéndose vencedor.  Iván Fernández Anaya, que venia segundo, al ver que se equivocaba y se paraba metros antes de la meta, no quiso aprovechar la ocasión para rebasarlo y ganar. Se quedó atrás de él, y con gestos para que la entendiera y casi empujándolo, llevó al keniano hasta la meta, dejándolo pasar por delante. Iván Fernández Anaya, corredor español de de 24 años afirmó al terminar la prueba: "Aunque me hubieran dicho que ganando tenía plaza en la selección española para el Europeo, no me habría aprovechado. Creo que es mejor lo que he hecho que si hubiera ganado. Y esto es muy importante, porque hoy en día, tal como están las cosas en todos los ambientes , en el fútbol, en la sociedad, en la política, donde parece que todo lo honesto ha perdido su valor, un gesto de honradez va muy bien ". ¿Por qué las noticias malas corren como pólvora, y este tipo de ejemplos se habla muy poco de ellos? Cuéntaselo a tus hijos, ya que cada día desafortunadamente se ven menos este tipo de cosas en nuestro diario vivir y en el deporte.el atleta que ves empujando al otro se llama Iván Fernández, y lo que hace es empujarle, no para que se caiga, sino para indicarle donde está la meta. El otro atleta, creyendo que ya había ganado, se paró a saludar al público, e Iván, en lugar de aprovecharse de su error, le indicó dónde estaba realmente la meta.
Ole, ole y ole.

FOTACA

image

Por eso me gusta mirar a la luna llena en el mes de Agosto, tumbado en el “rebalaje”, sobre las piedras aún calientes, y escuchando el sonido de la espuma formándose. Cuando ha pasado un momento siempre pasa igual. Ella aparece dibujada ,dormida, y, poco a poco, va tomando forma. Después baja hasta el mar, nada, y, juntos, nos bañamos hasta que el día nos descubre.

Blues de Navidad. Bonamassa

https://josamotril.wordpress.com/wp-admin/post.php?post=40531&action=edit&message=6&postpost=v2