¿EL AGUA DEL MAR?

image

Transparente,
cristalina y limpia,
suave y estremecedora,
calmada y atrayente,
de suaves olas saladas,
cálida y con aromas,
no muy fría, más bien caliente,
salada y afrutada,
silenciosa y luminosa,
fluida y embriagadora,
amena y refrescante,
atrayente y amenazante,
que te atrapa, y no te deja,
que no puedes salir de ella
¿el agua del mar?
¿quién habla del agua del mar?
Yo hablo de ella… ¡De ella!

Deseo concedido

Siempre había deseado ser pez, o tiburón, incluso roca, o cangrejo, o pulpo… Hasta Bob Esponja he imaginado ser…

image

Ahora no. Ahora deseo ser agua de mar… Solo eso. Eso deseo…

image

Frente al mar

image

Ella no se cansaba de enviarle mensajes de amor a través del mar. A pesar de no tener nunca respuesta jamás desistió… Ella era una mujer distinta a las demás: ella prefería sentir y vivir, aunque por ella no sintieran, ni vivieran.

Bajar a la playa a escribir su nombre

Despertarse temprano y bajar a la playa cuando la luna aún lucha contra el sol.
image

Esperar que se vayan los primeros fríos y caminar por la arena mientras el sol y la luna siguen luchando.
image

Escribir su nombre muchas veces, creyendo así que se despertará en ese momento y pensará en ti.

image

y esperar que la furia del mar no borre el nombre que has escrito en la arena.

image

Y si lo borrara – siempre lo borra – lo escribes otra vez… Y otra, y otra.

ÉL, RÍO. ELLA, OCÉANO

 

image

Él era un afluente, un río más, de esos que apenas existían. Ella era el océano deseado. A pesar de sus diferencias, de su distancia, y de sus miedos, él no desistió nunca… Sabía que, por muy grande que ella fuera y por muy pequeño que fuera él, por mucha agua salada que tuviera ella, y dulce la de él, algún día desembocaría en ella, formaría un estuario, y en ella se quedaría para siempre… ¡Para siempre!
Y si no fuera para siempre, al menos, podría saber a qué sabía su agua salada.

JUNTARLOS UN DÍA

image

Nunca consiguió hacer realidad ese sueño máximo que tanto deseó…
Aun así él era uno de esos que se llaman hombres felices…
Él era de los que se conforaban con lo que tenían…
Era de los que no sufrían por lo que no podían tener…
Me explico:
Siempre que estaba en el mar no estaba ella…
Siempre que estaba con ella no estaba el mar…
Siempre, siempre,  le faltaban uno de los dos…
Y siempre estaba agusto con los dos, aunque fueran por separado siempre.