DANCING IN THE STREETS (BOWIE Y JAGGER)

DANCING IN THE STREETS II

wpid-img_108813050932768.jpeg

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
He pensado que, hoy que el día parece noche…

te voy a coger y llevarte,  sólo para mí al fin,
ahora que aún es bien temprano y pareces dormida,
ahora que el sobrio carnicero del amor
recién ha cortado los filetes que quiero comer,
ahora que aún la noche vence al día,
ahora que los niños aún no temen al tiempo,
ahora que la primavera aún descansa sobre el suelo,
ahora que hueles a esas flores frescas del campo,
ahora que la lluvia aún no cae sobre nuestras cabezas,
ahora que aún te bañas oculta en el río de la noche,
ahora que aún tu pelo viste de luto alegre,
ahora que entiendo que el insomnio se llama como tú,
ahora que tus ojos se hacen boca para hablarme,
ahora que sé que te gusta bailar he pensado que…
A lo mejor te apetece ese baile conmigo.

DANCING IN THE STREETS III

wpid-img_108824503844145.jpegBailar es, sin duda lo más bonito, pero es tontería hacerlo cuando no suena la música apropiada.

DANCING IN THE STREETS IV

imageA su lado todo era un baile continuo. Mi cara ansiaba acercarse a la suya y rozarse en milimétricos acercamientos suaves, mis manos deseaban rodear su cintura y sentirla mía, mi cuerpo quería pegarse al suyo y hacerse una única cosa, y mis pies no podían dejar de moverse junto a los suyos porque su cuerpo creaba una música que, al parecer, sólo yo era capaz de percibir… Esa era su magia… Ella era capaz de hacer música sólo con girar su cabeza, abrir la boca, mover los pies, o mover su pelo.

DANCING IN THE STREETS V

image

Ella se pasó media vida esperando un beso que, precisamente,  le arreglara eso: Media vida. Y es que hay besos capaces de eso, y de más.

DANCING IN THE STREETS VI

imageCon ella hubo momentos inolvidables, mágicos, cargados de emoción y de amor… Lo malo de esos momentos era que siempre tuvieron que permanecer ocultos, en silencio, guardados con llave, alejados de todo el mundo… Incluso de ella.

DANCING IN THE STREETS VII

image
Para el resto del mundo ellos dos nunca fueron nada… Para ellos dos, de vez en cuando, eso sí muy de vez en cuando, juntos se convirtieron en poesías, en cuadros, y en canciones que ellos mismos tarareaban para poder bailarse en secreto.

 

 

DANCING IN THE STREETS VIII

image
Fue, bailando con ella, y mirándola a los ojos, cuando comprendí que alguien así no tenía por qué ser perfecto, sino real. Ella, sin duda, había sido creada para hacer realidad todos los sueños que yo había vivido sólo mientras dormía… Al menos  hasta ese momento.

 

DANCING IN THE STREETS IX

image
Hay días, con lluvia o con sol, en los que las locuras pueden convertirse al fin en poesía… Y no hay mayor locura que aquella que empiece con un baile, agarrados, apretados, temerosos, deseosos, y a punto del despegue.