¿UN CAFÉ?

-Te invito a un café – le dijo, pero ella no respondió.

Hay mujeres que, como los mismos sueños donde aparecen, son más reales de lo que uno imagina. No son mujeres, ni sueños… Son sombras, pretextos donde esconder la pasión que levantan, y que la imaginación dibuja en las paredes sucias de los viejos callejones del deseo.

Te invito a un café- le dijo, pero ella siguió en sus trece de no responder.

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .