RENDIDO A SUS PIES: DESVARÍOS MENTALES DE UNA FOTO

hacer pies bajo la mesaSiempre que estaban juntos en la cafetería del instituto se sentaba frente a ella. Nunca a su lado. Y no lo hacía por evitar tentaciones, ni por ningún otro motivo que no fuera el de no privarse de poder mirarla y saciarse de ella a diario, de esa mujer cuyo sentimiento hacia él no iba más allá de la de ser el amigo de sus amigas.
Un día, cansado de no ser nada para ella, sino un salero más, una cuchara o una taza de aquella mesa que compartían, decidió sentarse a su lado y así no mirarla más, y dejar de morir lentamente por culpa de un amor no correspondido. Pero, de repente, sus pies, sin ambos quererlo, se tocaron, y él terminó de morir… Rendido… Rendido a ellos.

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .