CONFESIÓN DE UN VAMPIRO

image

Yo sólo quería besarla, mirarla, y, si acaso, acariciarla… Lo que no quería – y eso puedo jurarlo – era matarla de la forma tan violenta como lo hice… Pero ya se sabe, una cosa lleva a la otra. Primero la besé, y ella no quiso recibir mi beso. Después la abracé, y tampoco quiso recibir mi abrazo… Entonces pensé en algo que sí recibiría – quisiera o no – y por eso saqué ese cuchillo que tengo dentro de mi boca, escondido tras mis labios… En total, recibió tres puñaladas: una por el beso, otra por el abrazo, y otra, la tercera, que fue en el cuello, para que no sufriera más y dejara de mirarme con tanto miedo…

Confieso que fui yo quien la mató, pero lo hice por amor, aunque no podáis comprenderlo. Ahora ella es mía… Y yo eternamente suyo.

Un comentario

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .