DON JUAN CARLOS GARVAYO ¿PARA CUÁNDO UN HOMENAJE A ESTE HOMBRE?

¿qué tiene en común un niño de Motril con este hombre que toca el piano?

Montañas de agua salada sobre el mismo mar,
Océanos de aire tropical en sus mismos flequillos,
Trozos y canutos de caña de azúcar “chupadas”,
Risas en plazas de piedra y en calles estrechas,
Ilusiones, risas, y alegrías musicales, Y…
La tierra que los vio nacer… La misma.

Y, AHORA, DISFRUTA DE SUS RESPUESTAS:

¿Qué le queda del niño que comenzó sus estudios musicales en Motril?
A mis 45 años, a menudo me reconozco a mi mismo pensando y sintiendo la música de la misma manera que lo hacía cuando era un niño recién infectado con el virus obsesionante de la pasión por la música. Me imagino que hay cosas que no cambian y que además no tienen arreglo…

¿Qué característica le define mejor?
A riesgo de equivocarme plenamente, me atrevería a decir que una característica que me define adecuadamente es mi reticencia a autodefinirme.

¿Qué le inspira artísticamente hablando?
A mi me inspira sola y únicamente la Belleza. Y no me refiero a la vertiente esteticista de este concepto, sino a la Belleza como resorte misterioso cuya efímera percepción nos conecta durante apenas un suspiro con la realidad última de las cosas. Muy neoplatónico, dirán algunos… así es; yo mismo confirmo esta apreciación.

¿Cuáles son sus raíces musicales (reales o imaginarias)?
Mis padres tenían una tienda de discos en Motril, en los años 80, así que mis raíces brotaron de un suelo cargado de los más ricos y variados nutrientes sin distinciones estilísticas: pop, rock, jazz, folk, jazz, clásica, contemporánea… No había disco nuevo que no pasara por mis voraces oídos. Para discernir entre tal batiburrillo de músicas, conseguí poco a poco establecer una criteriología basada en “músicas necesarias” y en “músicas prescindibles” que todavía permanece. En cuanto a las raíces “imaginarias” (en realidad más reales que las así llamadas), solo puedo mencionar un sueño en el que escuché la música más hermosa que jamás he escuchado. Cuando desperté no era capaz ni de tararearla, pero la emoción de la escucha fue tan intensa que se convirtió para siempre en la máxima referencia musical de mi vida.

¿Cómo ha sido la experiencia del estreno de Mauricio Sotelo en homenaje a Alfred Brendel?
Una experiencia extraordinaria. Tanto por disfrutar de la oportunidad de conocer a una leyenda de la historia reciente del piano, una autoridad en el repertorio clásico y romántico centroeuropeo y un intelectual de gran altura, como por la feliz confluencia de tratarse del estreno de una extraordinaria obra de mi querido y admirado Mauricio Sotelo dedicada a Brendel a quien le une una estrecha relación de amistad fruto de la estancia de ambos en el Wissenschaftskolleg de Berlín. Tengo que decir además que Brendel es una persona respetuosa, humilde en su grandeza y con un delicioso sentido del humor que convierte en inolvidables los momentos de trabajo o de mera conversación a su lado.

¿Tiene algún compositor de cabecera, esencial u obra que le haya marcado musicalmente?
Soy un músico omnívoro y fácilmente impresionable por la buena música. Me repelen los cultos o los fetichismos hacia un determinado compositor u obra.

Podría definir ¿contemporáneo? y ¿De qué manera Juan Carlos Garvayo es contemporáneo?
Para mi es simplemente aquello que sucede de manera cronológicamente simultánea a mi propia existencia en el planeta tierra. Me niego a definir lo contemporáneo desde parámetros estilísticos o dogmáticos. Yo me considero contemporáneo en la medida en que habito en un tiempo y en un espacio concreto de los que emanan fenómenos artísticos y culturales ante los que no puedo permanecer indiferente.

¿Cuáles son tus señas de identidad como pianista?
Tengo la sensación de que soy un señor que toca el piano con cierta contundencia.

¿Cuál es su obsesión principal como pianista?
Mi obsesión principal es de tipo exclusivamente musical: Intentar conseguir que la obra interpretada sea percibida como un mensaje claro, articulado, estructuralmente inteligible…

Usted ha estrenado numerosas obras de compositores actuales: ¿por qué ese interés por la música contemporánea?
Como músico, como pianista, simplemente no concibo vivir de espaldas a la creación musical de mi propio tiempo. No puedo dejar de plantearme las mismas preguntas que se hacen los compositores cercanos a mis propias circunstancias y de experimentar sus respuestas a través del teclado.

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .