DESVARÍO MENTAL DE UN PADRE EN APUROS

image
Ayer, para que mi hija comiera, me inventé un fantasma que se llevaba a los niňos que no comían. No llevaba ni cinco segundos cuando cambié el fantasma por una princesa… La princesa se llamaba como tú, vestía como tú, tenía tu misma cara, incluso tu misma voz, y al final ni era monstruo, ni se llevaba a los niňos que no comían, ni “na” de “na” de “na”. Esa princesa solo se llevaba a sus padres. Y se los llevaba a su castillo, donde, lenta y suavemente, se los iba comiendo…

Vale, mi hija no se comió el guiso, pero… ¡Que me quiten lo “bailao”!

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .