EL CONTRACORRIENTE (microhistoria del asesino que nada tenía en común con los demás de su especie)

macabro-josamotrilÉl siempre fue al contrario del mundo. Nunca se dejó llevar por lo que hacían, o sentían los demás. Podía decirse de él que era un alma libre… Libre, además de peligroso.
Muchos de sus compañeros de cárcel coincidían en sus pensamientos y, sobre todo, en el motivo de estar allí encerrados. Todos habían matado a sus mujeres por culpa de ese sentimiento de posesión que nunca nadie les supo corregir. Las mataron simplemente porque eran suyas – de nadie más – y les pertenecían. Así, sin más, y no habían estado dispuestos a perderlas.
Ese no era su motivo, ni de lejos. Él, una vez más, iba contracorriente. Si él mató a esa mujer fue precisamente por todo lo contrario… La mató precisamente porque esa mujer nunca quiso ser suya.

2 comentarios

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .