LUNES, 2 DE FEBRERO DE 2015: MI ALMA EN PEDACITOS

image
En el hall, sentado junto al sillón de aquel abuelete que ya no viene nunca, se acerca un hombre mayor, cojo, mal vestido, casi harapiento, con cara de cierto retraso, y algo gangoso, y le dice a otro hombre que también espera para ver a alguien:
“gusto en usted por haberle conocido jefe… Es que no conozco a casi nadie ¿sabe?” – y le sonríe.
El otro hombre, bien vesido, con porte elegante, le da su mano y le responde: “un placer, amigo. Mañana si quiere le invito a otro café” y le observa alejarse con su cojera con cara de pena.

EL MUNDO ES BUENO, Y LA GENTE TAMBIÉN

Por cierto, felicidades Anme querida.