Canción del viejo pirata

image

Dos cosas hubo siempre que aquel pirata enamorado supo que jamás podría abordar… Una era ese barco tan poderoso, y otra era esa “ella” tan sublime.