LA EXISTENCIA DE DIOS EN UN BESO

image
cuando niño presenciaba la existencia de Dios en cualquier cosa… Así me lo enseñaron mis padres.
Ahora de mayor me he vuelto a encontrar esa sensación… Así me lo has enseñado tú.
Y es que, por si no lo sabes, cuando te beso llego incluso a creer que Dios existe… Como cuando era niño.

A LA GENTE DE MIS VERANOS

image
Hay amaneceres que se disfrazan con el mismo color que nace de la mezcla de los colores que tienen las palabras de un corazón alejado… Y ese disfraz no es sino un grito de amor a cada una de esa gente con las que compartió todos los veranos desde su cálida niñez… Y dice, entre susurros rojizos y grisáceos: ¡Os echo de menos!

gracias por la “fotaca” Juanlu (juanlustraciones)

DIOS EXISTE, Y ESTÁ EN…

cuando alguien oye algo así no le queda más que creer que ese Dios tiene que existir. Y, si alguien tiene tantos ruidos en su mente, y es capaz de unirlos así ¿no es Dios él mismo?

Hace verano

image
Estaba en la playa sólo, en ese lugar donde nada es necesario, ni siquiera la música. Allí había sol, sal, luz y agua. De pronto, de la nada, echada adrede sobre la arena, apareció esa imagen ficticia. Se levantó, y mientras caminaba con dificultad sobre las piedras candentes, nació la música entre el silencio del medio día… ¡Hasta el rompeolas se calló para sólo oírla a ella!
Era una melodía diferente, sublime al oído, penetrantemente dulce al gusto, elegantemente inspiradora de sueños perversos, y perpetradora de placeres inimaginables, y, además, era pelirroja… Muy, muy, pelirroja… Tanto que hasta el cielo quiso imitarla y simular el amanecer.

Foto de Luiyi

QUÉ DIFÍCIL ESTO DE CONVIVIR ¿VERDAD?

image
En el colegio nadie podía ayudar a otros tanto como lo hacías tú, y eso te molestaba. En el instituto nadie podía hacer reír a otro como lo hacías tú, y eso te intranquilizaba. En una fiesta nadie puede querer bailar con alguien tanto como tú, y eso te desespera. En una comida nadie puede tener el apetito que tú, y eso no lo entiendes. En una taberna nadie puede gustarle el mismo vino que a ti, y eso no lo entiendes. En un partido nadie puede querer pasar el balón como tú, y eso te pone de los nervios. En la amistad nadie puede querer hacer todo bien como tú, y eso te daña. Tampoco en el amor nadie puede amar tampoco como amas tú… Y eso sí que duele ¿verdad?
Sólo hay una cosa – difícil, eso sí – que sí que tú podrías hacer como el otro, y así hacer que todo fluya, o, al menos, sea soportable: Ponerte en su lugar e intentar comprender que hace las cosas a su manera porque, simplemente, es él y no es tú.

¡QUÉ DIFÍCIL ESTO DE CONVIVIR! ¡Y QUÉ BONITO!

FEDERICO… Un poeta en Nueva York

image
“Cuando se hundieron las formas puras
bajo el cri cri de las margaritas
comprendí que me habían asesinado.
Recorrieron los cafés y los cementerios y las iglesias, 
abrieron los toneles y los armarios,
destrozaron tres esqueletos para arrancar sus dientes de oro.
Ya no me encontraron.
¿No me encontraron?
No. No me encontraron.
Pero se supo que la sexta luna huyó torrente arriba,
y que el mar recordó ¡de pronto!
los nombres de todos sus ahogados”.

Ahora que se fue San valentin…

image
El amor y la amistad son como una flecha, y sólo tienen una punta. Por lo tanto no pueden ir y venir, subir o bajar, aparecer o no aparecer… El amor, al igual que la amistad, o se tiene o no se tiene; ?o se demuestra o no se demuestra… O se siente o no se siente.

Es tan malo el pensar que el otro no dispara esa flecha, como para el otro pensar que la flecha nunca se clavará.

DESVARÍO MENTAL: EOLO EN LA PLAZA

image

-¡Maldito viento- – gritó ella luchando con el quebradizo paraguas , con el pelo entre sus labios y con su vestido escapando de su entorno…
– ¡Bendito viento! – dijo el anciano, sentado frente a ella, disfrutando tan solo de lo que su vestido dejaba de ocultar.
Y es que, el viento, como sucede con todo, es cuestión del sitio donde estés