EL ETERNO OPTIMISTA


Hacía tanto tiempo que no llovía que los animales, las cosechas, e incluso muchos de sus vecinos ya habían dejado de existir. La sequía estaba acabando con todo: con la comida, con la salud, con el amor, con la bondad, con el compañerismo, y con los buenos sentimientos… Todo era caos y desasosiego en ese caluroso y árido lugar del que todos tendrían que huir en breve si la madre naturaleza no les daba un respiro en forma de agua.
Pero aún estaba él, el eterno optimista. Él miraba al cielo, y luego al suelo, y no dejaba de ver esperanza.
Sí, era verdad que la sequía abrasaba la tierra, pero él sabía que pronto llovería otra vez, y que ese agua había que aprovecharla… Y por eso, para asombro de todos, hizo un sumidero en la tierra.
– ¿Qué haces loco? – le decían sus vecinos
– sé que pronto llegará la lluvia – dijo él sonriendo- ¡y vendrá con más fuerza! Así que hay que intentar que no nos vuelva a pasar esto. Siempre hay que vencer a los elementos…

HEAVEN AND HELL

image
Es verdad que ese hombre, la mayoría de las veces, le hacía sentir como un auténtico ángel del cielo. Si hasta podía mover las alas mientras paseaba por el edén que él le dibujaba…, Pero también era cierto que, a veces, no sabía si usar esas mismas alas para salir volando y alejarse lo más posible de él… Y no volver jamás.

Ladrones vulgares

image

Un ladrón entra en una casa y se lleva una tablet, un móvil, un ordenador, una televisión, joyas, dinero, y se va feliz. ¡Allá él!
Los dueňos de la casa están perplejos, asustados, pero, por suerte, siguen felices porque no se ha llevado nada de valor de la casa: Papá, mamá y el nene siguen queriéndose igual que ayer… ¡O puede que más!
El globo sigue inflado, colgado de la ventana… Y puede que un poco más que ayer.

CHELO

wpid-img_29508405560019.jpegHoy quisiera tener nombre de mujer. Llamarme Consuelo, pero que tú,cómplicemente, me llamaras…

EMPATÍA

image

Si escucháramos para comprender lo que nos están intentando explicar, y no para intentar rebatirlo, y crear más conflicto, a todos nos iría mejor… ¡créeme! ¡A todos! No sólo a ti, o a mí.

(Ojo, esto no va dedicado a nadie. Si acaso a mí)

Fotaca

image

A veces, ante algunos monumentos, uno se queda de piedra… Y no le queda más remedio que soňar.