LA MÚSICA OCULTA DEL JARDÍN DE LAS DELICIAS

Se trata de una obra artística compleja en la que predominan los detalles y para la que se necesitan muchas horas para apreciar cada uno de los dibujos que componen El jardín del Edén (panel izquierdo), El jardín de las delicias (panel central) y El infierno (panel derecho). Pese a tener más de 500 años, hasta ahora nadie había encontrado e interpretado una partitura escondida en la última sección del cuadro.
Dos estudiantes estadounidenses dieron con dicha partitura (mitad dibujada en un libro, mitad dibujada en las posaderas de un hombre que está tumbado en el suelo) en la parte derecha de la obra y la transcribieron de notación mensural a notación moderna (pentagrama), la introdujeron en un secuenciador y generaron una melodía de piano. De esta forma se ha podido encontrar, 500 años después de que fuera pintado, un detalle de una de las piezas más importantes expuestas en el museo del Prado.
¿Quieres oírla?

EL NOMBRE DE LAS COSAS

image
¿Quién puso el nombre a las cosas?
¿Sabe el mar su nombre?
¿Mediterráneo, cantábrico?
¿Sabía tu nombre el que hizo eso…?
¿Quién puso el nombre a las cosas?
¿saben los vientos el suyo?
¿Del norte, del sur, de levante?
¿Sabía tu nombre el que hizo eso…?
¿Quién puso el nombre a las cosas?
¿sabe el color rojo por qué
su nombre no es el amarillo?
¿Sabía tu nombre el que hizo eso…?
¿Quién puso el nombre a las cosas?
¿Sabía tu nombre el que hizo eso…?
¿Te das cuenta lo distinto que sería todo
si hubieras nacido al principio?
Estoy seguro de que todo tendría tu nombre.

VOLVER A HACER ALGO POR PRIMERA VEZ

image
Desde que ella apareció todo en su vida volvió a suceder de nuevo. Esa era la sensación que ella dejaba en él: Con ella todo sucedía de nuevo, todo sucedía por primera vez… Respirar, despertar, beber, dibujar, oír aquel disco, querer besar, escribir, incluso soñar. De repente, todo era algo nuevo por descubrir, todo era algo nuevo por disfrutar… Era como montar en moto por primera vez, y, además, llevándola a ella detrás, abrazada a su cintura.

QUÉ DIFÍCIL ES LO FÁCIL

image
Qué difícil es, a veces, esto de vivir ¿verdad? Se supone que todo debería ser fácil, limitarse a dejarse llevar, a verlas venir desde tu retaguardia, a no arriesgar si es lo que deseas hacer, a saltar la valla si es lo que te apetece hacer… No que te empuje nadie, a seguir un camino que tú mismo elijas, y hasta que diseñes, pero… ¡Qué difícil es a veces eso de hacer algo sencillo!
¿No estás de acuerdo? ¿Pues sabes? Me alegro… Me alegro mucho de que no lo estés… Pero mucho, mucho.

SABE MÁS EL DEMONIO POR VIEJO…

Una vez, hace ya muchos años, un viejo sabio al que en casa conocíamos como “el abuelito”, me dijo, muy seriamente, que la vida era muy cruel… En realidad era la primera vez que me hablaba de tú a tú, de hombre a hombre, y no como a ese niño del que se mofaba constantemente. Yo no le entendía muy bien, y le miraba preplejo, pero él no detuvo ahí sus palabras:
Antonio – me dijo cogiéndome por los hombros – la vida es muy cruel. Tanto como esa mujer a la que amas y que corresponde a otro.
– Jo – dije yo, sin mucho convencimiento.
– Sí, hijo. La vida es tan jodida que te regalará tres desgracias por la mejor de las suertes. Serán tres desgracias a cambio de un solo golpe de fortuna.
Yo pensé: este hombre ha vuelto a beber, pero después comprendí que sus palabras estuvieron llenas de verdad.
Primero murió el viejo sabio. Después cerraron la fábrica de papá y tuvimos que marcharnos del pueblo donde habíamos vivido siempre. Más tarde, mientras estudiaba aún, murió mamá…
Finalmente apareciste tú, y nos casamos… El viejo sabio, una vez más, tuvo razón.