EL OTRO CUENTO DE BLANCANIEVES (VERSIÓN ADULTOS)

image

Cuando Blancanieves despertó aquel olor le hizo sentir mal. Su cabeza daba vueltas, las naúseas dominaban su cuerpo, y casi ni podía articular palabra… Y todo por aquel extraño brebaje que los graciosos enanitos le dieron en aquella fiesta sorpresa.
Apenas recordaba nada, y temió. Antes de poner un pie en el suelo, tapada aún con la manta de colorines, hecha con varias mantas unidas de sus amigos, recordó las palabras de su padre, antes de morir: “Cariño, no bebas nunca. El alcohol y nuestra familia no son una buena mezcla”
Al salir al pasillo vio la puerta de la habitación de sus amigos abierta. Estaba oscuro, y le sorprendió ver a los enanitos aún dormidos en sus camas. Las siluetas se dibujaban en la oscuridad.
¡Menuda fiesta nos pegamos! – pensó, bajando las escaleras y acercándose a la cocina para beber agua.
Todo estaba desordenado. Había vasos por todos lados, restos de comida sobre el suelo, pero lo que más le sorprendió fue ver que los animalitos del bosque, esos que dormían en su casa todas las noches desde que ella estaba allí, parecían asustados, todos escondidos sobre las esquinas, mirándola aterrorizados.
Eso le hizo pensar en su madrastra… ¿Estaría por allí?
De pronto, viendo ese cuchillo enorme sobre el fregadero, aún con restos de sangre, comprendió todo…
Corriendo, subió las escaleras y abrió la ventana del dormitorio de sus siete amiguitos, y… ¡Horror!
Los cuerpecitos estaban manchados de sangre, con violentas puñaladas, y en sus gestos aún podía ver los gestos de miedo y dolor.
Blancanieves miró a Mudito, a Sabio, a Gruñón… Sus gestos eran todos iguales, y salió corriendo, vomitando sobre el suelo de madera del pequeño pasillo en el que tenía que agacharse para no golpear su cabeza.
¿Qué podría hacer ahora? – se preguntó asustada – tenía que huir de allí cuanto antes. Otra vez más tenía que marcharse antes de que su malvada madrastra la encontrara. Esa mujer, con la que nunca había hecho buenas migas, no pararía hasta encontrarla para acabar con ella, y por eso puso toda la guardia real en su búsqueda para encerrarla, como hizo con su propio padre. Por suerte había conseguido encontrar a esos amiguitos en el bosque, pero ahora… Ahora tenía que huir de allí. No tardarían en encontrarla.
¡había vuelto a hacerlo! Había vuelto a matar a gente inocente. Y todo por culpa de esa madición familiar que les hacía convertirse en asesinos violentos cuando bebían alcohol en las noches de luna llena.
¡Blancanieves, o Negraflor, como la llamaba su pobre madrastra, tendría que huir de nuevo antes de que la encontraran y la encerraran de por vida! Y eso sí que no. Ella era la princesa, y podía hacer lo que quisiera… No lo que le dijera esa maldita bruja engreída que había usurpado el puesto de su pobre mamá.

EL RELOJ QUE HABÍA EN LO SUYO

wpid-fb_img_1428466964009.jpg

Lo suyo, fuera lo que fuera – algo que, sin duda, ni él, ni ella, sabrian nunca lo que realmente era – tenía en su interior un reloj alocado, un reloj que a veces adelantaba, y otras atrasaba. Y es ese desbarajuste en su mecanismo era el que, precisamente, impedía siempre su encuentro deseado y enterno.
¡Que lo hubieran llevado a arreglar!- piensas ¿verdad?
Sólo ellos dos sabían que no lo podían llevar a arreglar porque hay relojes cuyo mecanismo no entendería ni el mejor de los relojeros del reino… Relojes que sólo se arreglarían con la magia de unos sentimientos, y no con las manos expertas de un sabio.

Arte es hacer que todo lo que nos rodea sea un museo

image

Arte cotidiano es aquel que te encuentras a diario… Arte es hacer que todo lo que nos rodea sea un museo… Eso es ARTE.

Estas torretas eléctricas están en Islandia.

DORMIR A SU LADO

image

Si un día durmiera a su lado sé que me sentiría como una cría en su nido: a salvo, con el calor necesario, y el viento caliente meciendo mi cabello mientras el sonido de tu nana suena a las olas rompiendo suavemente tras de mí. Eso sería dormir a su lado.

LECCIÓN DE SEÑORÍO DEL JEFE DE PRENSA DEL ALMERÍA EN LA RUEDA DE PRENSA DEL ENTRENADOR DEL EIBAR

No hablo sobre la conveniencia o no de hablar o euskera, catalán o castellano. Ahí cada uno tendrá su opinión. Yo sólo hablo de respeto a los demás, y es, justo, lo que hizo ayer este hombre.

ALCALINA

image
Su saliva alcalina tenía algo de misterioso, algo de mágico, y, sobre todo, algo de celestial… Su saliva entre los dientes, cuando hablaba, parecía la lluvia que cayera del cielo en un día de verano… Y ¿no es acaso la lluvia el agua que cae del mismo cielo a la tierra? ¡Pues eso! Así debiera caer su saliva sobre mi piel.

Ver “Toto – Straight for the Heart” en YouTube

La música trae rostros: esta tiene la del Fernan cuando trajo el disco y la de Rai y Cata que les encantaba oirla en aquel Technics

MI SECRETO

image

Está bien, ahora que llueve y me siento vulnerable, voy a contarte el verdadero secreto. Te voy a contar de dónde salen todas estas ideas, estos desvaríos, estos “hace veranos” que tanto me gusta escribir. Lo que siempre he perseguido ha sido la idea de escribir un libro… En realidad mi sueño ha sido siempre llegar a escribir algún día un libro. Pero no un libro cualquiera, sino el libro de los libros: el tuyo.
Y es que eres tú ese libro que sólo puede escribirse con la tinta que escapa del mismo deseo, ese que guardo cuando estoy a tu lado, y que sólo sale cuando te pienso… Ese, en definitiva, que nunca escribiré.

HACE VERANO (PEDIDO POR UNA DEL BLOG: ROCÍO)

Una amiga del blog me ha mandado esta foto por facebook pidiéndome que escribiera algo. No sé si es lo que quería o no, pero ha salido esto. Espero que te guste.
image

– ¿me deseas?
– como nunca
– ¿como nunca?
– sí… Como siempre.