HACE VERANO

– ¡Qué buen día hace hoy! ¡Hoy hace verano! – dijo él, sin necesidad de levantarse de la cama, ni siquiera de levantar la persiana.
Después cerró la pantalla del móvil, y, sonriendo, se levantó para acicalarse e irse a trabajar. Es verdad que al salir estaba lloviendo, pero él sonreía como cuando niño…

Aunque nadie lo creyera, hacía verano… Como siempre desde que aquella Venus existía en su vida.