¿QUISIERA SER TAN ALTA COMO LA LUNA?(cuento para niñas, y no tan niñas)

luna-nic3b1a
Érase una vez una niña que, en lugar de querer ser tan alta como la luna, decidió seguir siendo ella misma, tal y como era, y trabajar y ser independiente como para, algún día, poder viajar a ella si fuera lo que realmente le apeteciera hacer.

Hace verano

image

Creer en la magia con 10 años es algo normal, y lógico,  y bonito… Lo difícil – y más bonito aún – es que a los 40, cuando estás dejando de creer, aparezcas de pronto y…¡booom! ¡otra vez!
Otra vez creo

CATAS

image

Hay mujeres que uno no sabe si están hechas de Carbenet Sauvignon, de Chardonnay, de Pinot noir, de Merlot, o de Syrath… ¡Pero cómo apetece comprobarlo!

LA LUNA NO ES UN SATÉLITE

la luna
Sólo los que la hemos pisado alguna vez somos capaces de asegurar que no es un simple satélite… Es más, algunos hasta somos capaces de hablar de ella como el hogar de nuestros sueños, como la madre de todas las metáforas y las poesías.

pdta: para pisar la luna no hacen falta pies, tan sólo una musa, un muso, o como quieras llamarlo… En mi caso hablo de ti.

A VER SI ES VERDAD QUE LLEGA YA EL VERANO

6295407711348835¡Qué pena que el tiempo pase!
Qué pena que pasen los días,
que pasen las semanas,
que pasen los meses,
que pasen las estaciones…
¡Qué pena que un día – sólo uno –
no sintieras por mí lo que yo siento por ti!
Con un día en mi vida me conformaría…
Que fuera usted tan mía
como yo lo soy de usted,
y que ambos derramáramos el alma
a través de nuestras bocas
y no sólo a través de nuestros ojos.
¡Qué pena que mi deseo se pierda
como mis sueños en el amanecer!
¡Qué pena!
¡Qué pena que todo esto sólo te de pena!

NO ME GUSTAN LOS LUNES

wpid-fb_img_1429079556042.jpgLo único que se necesita para caminar hacia adelante no es un calzado, como piensan muchos. Lo único que se necesita es un buen camino que seguir. Él estaba descalzo, justo como le gustaba estar, y frente a él había un muy buen camino, pero… ¡Ay, esa maldita cobardía suya, y ese miedo a dar ese paso adelante!

LA OTRA MITAD

wpid-fb_img_1428466964009.jpg
Él pensaba que cuando ella se marchara se llevaría tan solo su mitad, lo suyo, lo que a ella le correspondía o pertenecía… ¡Qué equivocado que estaba! Es verdad que ella se llevó su mitad, pero esa mitad era la que hacía que la otra fuera todo… Sin ella esa mitad era inservible, y ya no había tiempo, ni espacio, ni había nada de nada, ni mitad, ni todo, ni nada… Pero ya era tarde.

Tormentas imaginarias

image

Afuera tan solo llovía. Dentro había tormentas imaginarias… Y todo, por ese hombre imposible al que ella llamaba “nubarrones” y del que sabía que tenía que alejarse.