LA FUENTE DE AGUA FRESCA

bebiendo-agua-de-la-fuente
Ahora que llega el ansiado verano – los inviernos cada vez se hacen más largos y pesados – me gustaría volver a ser niño y que tú fueras la fuente de la plaza. Y beber… Beber hasta hartarme – o jartarme – de beber de tu caño

Y, por supuesto, olvidar aquello que me decían los mayores de que no había que “mamar” de la boca de la fuente.

10 comentarios

  1. lo que creo es que alguien no puede escribir esto a su pareja después de tantos años. Estoy convencida de que hay algo más, alguien más

    Me gusta

  2. hola a todos. Nunca comento porque me da algo de pudor y porque escribo porque me divierte. No es con lo que me gano la vida. Me gusta que leáis lo que escribo, y que opinéis me encanta, pero es que no pienso entrar en debates sobre si gusta o no gusta. Eso depende de cada cual. Lo que sí hago es aprender de todas las cosas que me decís, y sé que mucha gente no opina por no hacer daño. Pues a esos: las críticas sirven para mejorar siempre.
    Por cierto, gracias. Me gusta ver a la gente por aquí.

    Me gusta

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .