PREDICAR EN EL DESIERTO

desierto16Si eres un predicador debes predicar donde haya gente, donde sepas que te van a escuchar, y, sobre todo, donde sepas que tu palabra va a servir para algo. El problema de los humanos es que son una cosa (creen serlo) y los demás tienen que acatarlo (o atacarlo).

Si eres un predicador, por ejemplo, y te dejan en un desierto donde no hay nadie, o donde los que hay no te entienden – ni te van a entender – a lo mejor deberías saber bajarte de tu burro e intentar hacer algo más útil, algo que ayude y que te ayude a ti mismo. En un desierto el ser predicador no te iba a servir de mucho ¿no crees?

A lo mejor sería ese un buen momento para pensar en cambiar… Cambiar no es morir… Podrías ser tuareg, o guía, o pastor nómada, o aguador, o encuentraoasis, o cualquier otra cosa que sirviera a los demás y que te hiciera sentir útil a ti… Y dejar de llorar porque nadie escucha tu sermón.

Anuncios

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s