MI BANDERA

Uncategorized

,     lIMG_145782639195031

No se me ocurre mejor bandera que defender a muerte que la de quitarte alguna vez la ropa, izarla hasta el mismo cielo  y ondearla.

NO SIEMPRE SE BESA CON LOS LABIOS, NI SE ACARICIA CON LOS DEDOS

Uncategorized

tatuajes-de-frases-para-mujeres¿Cómo se llama cuando en mitad de la noche dos hombros desnudos se acarician y, de pronto,  la música se desvanece,  los demás desaparecen y la noche se hace día? Eso es lo que pasa cuando se ama con dieciséis, que es la edad que siempre se tiene cuando aparece alguien especial.

 

sobri

Hace verano

Uncategorized

image
Cada vez que estaba junto a ella me alejaba de los cuarenta y volvía al cumpleaños de los diez… Mirarla era como soplar aquellas velas rodeadas de rayas de color, cerrar los ojos y pedir un deseo; acariciarla era escuchar aquel “te deseamos todos… cumpleaños feliz”; y besarla era como volver a desenvolver aquel regalo tan esperado, ese que siempre que veías en el escaparate de la tienda, y lo pedías, tu madre te decía: “para tu cumpleaños”.
Con ella siempre era mi cumpleaños

QUE ME LEAS…

Uncategorized

la musaLos escritores, los pintores, los músicos y los escultores no escriben, ni pintan, ni componen, ni esculpen para satisfacer a otro que no sea él mismo al imaginar a su musa leyendo, admirando, oyendo, incluso acariciando aquello que se ha hecho exclusivamente para ella.

¡¡¡SUEÑAAAAAAA!!!

Uncategorized

image

Lo bonito de saber soñar, y recordar los sueños cuando despiertas, es que en ellos eres capaz de todo, en ellos no existe el miedo, y en ellos nadie es más que tú, ni tú menos que nadie. En los sueños te atreves a mirar a los ojos a esa gente que te derrumba con su parpadeo, también te atreves a tocar esa mano siempre esquiva, e incluso eres capaz de volar si es necesario. En los sueños, y de ahí su importancia, no importan las consecuencias porque no temes a nada que no sea ese momento… En los sueños nunca aparece el futuro. Allí sólo existe el presente, y es por eso por lo que en los sueños no se debe temer. Así que… ¡Sueñaaaa!