Hace verano

image
Cada vez que estaba junto a ella me alejaba de los cuarenta y volvía al cumpleaños de los diez… Mirarla era como soplar aquellas velas rodeadas de rayas de color, cerrar los ojos y pedir un deseo; acariciarla era escuchar aquel “te deseamos todos… cumpleaños feliz”; y besarla era como volver a desenvolver aquel regalo tan esperado, ese que siempre que veías en el escaparate de la tienda, y lo pedías, tu madre te decía: “para tu cumpleaños”.
Con ella siempre era mi cumpleaños

7 comentarios

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .