ROBARLE AL MISMO DIOS

labios

Besarla era cometer el mayor de los pecados… Besarla era como robarle un trozo de cielo al mismo Dios mientras estaba distraído, aun sabiendo que, después, tendrías que devolvérselo…

No quedártelo era lo de menos. Lo importante era la aventura del beso

EL CIELO DE COLOR SANGRE (MACABRAS IRONÍAS)

ataques_700_gaza_2Amen Marek tuvo la desgracia de nacer en Kyeriyzstan, uno de esos países que no existen. Al menos no en los mapas políticos de nuestros colegios. Amen Marek, cuando nació, era el niño más pobre del mundo. No tenía padre, ni hermanos, y su madre le amamantó mientras ella se alimentaba arrancando los últimos jugos de tallos  ya comidos por otros. Como buena madre resistió los tres años que Amen Marek necesitó para valerse por sí mismo… No resistió ni un día más.
Amen Marek no pudo ir al colegio, ni tuvo nunca una ropa nueva – ni vieja –  tampoco tuvo casa – dormía a la intemperie -y comió lo justo para que su esqueleto siguiera erguido – aunque con esfuerzo. De lo que sí tuvo tiempo fue de sembrar alegría en los suelos que pisó… Ese fue su mayor logro y tesoro. De los cuatro años que vivió, su último día fue el más feliz de todos. Mientras todos corrían y se escondían – unos con sus padres, otros con sus hermanos – él miraba el cielo disfrutando de esos cohetes que él creía que tiraban en su honor.
A pesar de haber nacido siendo el niño más pobre de este mundo su muerte costaría más que un funeral de estado. Él tenía cuatro años y aún no sabía nada de guerras, y mucho menos que para acabar con su vida, y la de miles de sus vecinos, utilizamos un misil que valía más de cien mil euros…

La muerte de Amen Marek fue una más de esas macabras ironías que regala la vida.

HACE VERANO

image
De repente llega alguien y… ¡Zaaaas! De pronto crees en la magia. Y te pasa porque, siendo agnóstico como eres, de repente, al mirarla,  descubres que el cielo existe, y está en la tierra… Y, además, sabes que está entre esos labios que nunca serán tuyos.

Es entonces, cuando sabes de la imposibilidad de hacerlos tuyos, cuando vuelves a dejar de creer… Y ya para siempre.

¿CÓMO SE ESCRIBE UN SUEÑO? POR EJEMPLO, EL DE AYER

wpid-2013-06-17-10.01.08.jpg

Esa madrugada se despertó entre sudores. El sueño reciente le había montado en un tren ligero que le había llevado a su juventud, a la puerta de aquella vieja playa con eterno rostro joven. Allí estaba ella, la mujer hacedora de sus sueños, con su larga melena, esa ropa elegante y esa sonrisa que podría competir con el mismo sol sin miedo a ser derrotado, y que surgía de la nada, como nacen las olas en el mar hasta llegar a la orilla. Se miraron y sonrieron, y él se hizo espuma, recorriendo ágilmente la superficie azulada hasta llegar a ella y mojarla. Así estuvieron toda la mañana, sonriéndose, mirándose, jugando desde lejos, sin atreverse a acercar el uno al otro… Solo se miraban y sonreían… En realidad no hicieron otra cosa – aunque, ni falta que le hacía – porque mirarla era como besarla.
De pronto – sin ser escritor – sintió deseos de describir todo en un papel, y así lo hizo, sobre la vieja toalla de publicidad donde se resguardaba del calor de las piedras… Lo primero que escribió fue esa canción que sonaba, después su sonrisa nacarada, sus ojos de mar, y los versos fluyeron a cascadas.

Entre verso y verso no había espacios, ni líneas, ni siquiera renglones… Sólo estaba ella. Todo estaba simplemente manchado de ella, de su sonrisa, de su mirada, incluso de su olor.
Al terminar de escribir, miró al papel, y lo comprendió todo… El papel seguía en blanco.
Todo lo que allí no había escrito había sido un sueño… Como ella.

MARINEROS DE TIERRA

PampaJurgens_AltaRes

– Cuando aparece la tormenta en el mar, es cuando se ve qué clase de marinero es cada uno:
El marinero agorero maldice el temporal, se atrinchera, teme y espera lo peor. El marinero optimista piensa que pronto llegará la calma. El marinero normal maldice, espera la mejora, pero antes de eso ajusta bien las velas para que el temporal no las rompa
– ¿y quué clase de marinero eres tú?
– ¿Yo? Yo soy un marinero de tierra…Yo no soy ejemplo de nada, ni para nadie.

LA SUPERNOVA DE CHAMPÁN

tiempo de verano. Tiempo de disfrutar y de olvidar inviernos

MACABROS DE CARNE Y HUESO: EL JOVEN VAMPIRO TURCO

cde590f8352fa2f469d064b797732192_articleLa leyenda de Drácula es sin duda una de las más célebres de la historia, y aunque la historia de este joven originario de Turquía es un muy diferente, su manía por beber sangre ha hecho que le apoden ‘el vampiro turco’.
Un joven turco ha sido diagnosticado de vampirismo por ser adicto a beber sangre humana, un hábito que en cierto punto llega a ser socialmente peligroso. El joven de 23 años se cortaba los brazos, el pecho y el vientre con hojas de afeitar, recogía su sangre en una taza y se la bebía. Pronto se volvió tan adicto que se dirigió a otras fuentes para satisfacer su hábito, al que describió “tan urgente como respirar”.
Esta persona, cuyo nombre no se revela, incluso indujo a su padre a que le obtuviera bolsas del fluido corporal de los bancos de sangre, según el informe publicado en ‘Jornal de Psychotherapy and Psychosomatics’. El hombre fue detenido varias veces por apuñalar y morder a otros para recoger y beber su sangre. También sufre amnesia, depresión crónica y el trastorno de identidad disociativo (TID), es decir, en el individuo coexisten varias personalidades.
Los médicos del Hospital Militar de Denizli, en el suroeste de Turquía, vinculan el caso a los abusos y negligencia que presuntamente sufrió en su niñez, así como al hecho de haber sido testigo de un asesinato brutal que involucro el corte de cabeza y genitales.
A esos factores también se pueden haber sumado la muerte de su hija cuando era bebé y el asesinato de su tío, según lo escrito en el informe.
Según lo explica, Direnc Sakarya, uno de los doctores que trató al joven, no es la primera vez que alguien tiene esta costumbre:
“No es la primera persona con un comportamiento de consumo de sangre de la que se tiene noticia en la literatura, pero es el primero con un trastorno de identidad disociativo y comportamiento de consumo de sangre”
Sakarya habló además de como él y un grupo de colegas inició el tratamiento del joven de 23 años que reconoció tener afición por beber sangre, además de una depresión crónica y problemas con el alcohol.
“Era un hombre casado de 23 años. Vino con un historial de cortes con una cuchilla de afeitar en sus propios brazos, pecho y estómago para dejar caer la sangre en un vaso y beberla. Cuando experimentaba una compulsión por beber sangre ‘tan urgente como respirar’ hay constancia de que acudía a otras fuentes. Disfrutaba del olor y el sabor de la sangre pese a considerarlo una tontería”
El joven ‘vampiro’ quien se hizo popular al ser arrestado en múltiples ocasiones por haber pinchado o mordido a otras personas para beber su sangre, había mandado varias veces a su padre a conseguir bolsas de bancos de sangre. Pese a los hechos, el grupo de médicos que trataron al joven señalan que no tenía la intención de dañar a nadie, describiendo que es un ‘joven con muchos problemas’ y que su enfermedad es consecuencia de diversos acontecimientos traumáticos que experimento. Afortunadamente Sakarya y su equipo logró curar el hábito de beber sangre, aunque el transtorno disociativo que padece se mantiene:
“El paciente se ha beneficiado de nuestro tratamiento en aquel momento. Su hábito de beber sangre no era una adicción, era el resultado de problemas sicológicos que yacían en el fondo. Nos centramos en ese trastorno básico y la conducta de beber sangre terminó”