LOS QUE NO SABEN ESCULPIR, ESCRIBEN

image

Escribirla era mi manera de suplir la carencia del arte de la escultura… Primero la pensaba, después cerraba los ojos, y finalmente cogía mi cincel y mi martillo y esperaba a ver qué me dictaba…

image

Cuando ya la tenía casi escrita, la releía, disfrutaba de ella, me enamoraba un poco más, la soñaba, y la deseaba…

image

Y, al final, cuando ya estaba totalmente escrita, me escribía a mí junto a ella y jugaba a hacerme suyo… Sólo suyo. De nadie más.

Sueños ¿incumplidos?

image

Siempre eres ese sueño que está a punto de cumplirse, pero que nunca llega a ser del todo real…
Por eso uno no se cansará nunca de ti.

SENTIR Y VER

image

Una persona que deseas y que no puedes tener es como mirar una escultura así… Puedes ver sus dedos acariciando, puedes imaginar cómo se hunden en su carne, puedes incluso recrearte en toda esa pasión alli grabada, pero… Nunca podrás sentirlo.
Eso sí, no olvides que tú no eres una estatua. Por suerte.

LA LUZ DE DIOS

image
Cuando miras detenidamente algo así vuelves a creer en la existencia de dios, y te lo imaginas como un niño pequeño, jugando bajo el sol, modelando a su antojo la luz.

LA LUZ EN TUS OJOS, NO SÓLO EN EL MÁRMOL

image
Nada hay más hermoso en el arte que la luz. La luz en una escultura blanca no es sino el arte de saber conjugar todos y cada uno de los colores, y ponerlos al servicio de nuestros ojos. Y ahí es donde entra en juego nuestra paciencia…
Todos estamos preparados para verla, para sentirla, y para emocionarnos con ella, pero no todos nos tomamos el tiempo que necesitamos para ello.

¿CÓMO APARECE UNA OBRA? BIG MAN, DE MUECK

image
Aquel hombre no podía adoptar la postura de mi pequeña escultura. Por otro lado, yo tampoco me sentía bien teniendo un modelo en mi estudio. Me di cuenta de que me intimidaba tener allí a alguien con el que tenía que relacionarme. Tenía allí a un hombre desnudo y completamente afeitado. Él no tenía ni medio pelo en el cuerpo. Todo eso me impedía estar a gusto. Pensé, “bien, ¿Qué hago yo aquí con un hombre desnudo? “. Así que le pedí que se sentara en una esquina mientras yo pensaba todo esto. Él entonces me sugirió algunas poses y tomó alguna de esas posturas ridículas que suelen realizar los modelos. Eran falsas y artificiales, y me di cuenta de que todo aquello no me servía para nada. Yo trataba de reunir todo mi valor para decirle que se marchara. Lo miré, allí sentado en la esquina, tratando de decidirme. Él no estaba tan enfadado como lo parece estar Big Man, pero tenía esa misma posición. Y pensé en ese momento, ” ¡Qué buena idea! “, y así nació la pose de “Big Man”.

ENVIDIAS

image

El arte de hacer una escultura – y de ahí la envidia de los demás mortales incapacitados para otra cosa que no sea la de observarla – no reside en el arte de las manos, y su paciencia, para darle la forma de una cosa pensada, sino en el labrado mental de lo que finalmente será… El arte no está sólo en hacer algo, sino en decidir qué hacer… Visualizarla antes de empezar a moldearla.
Un genio, situado con su cincel y su martillo, frente a la piedra de mármol sin forma ya ve cada una de las formas, cada una de las curvas, y cada uno de los brillos… Y es ahí donde entra en juego mi envidia.