UN DÍA EN LA NIEVE

wpid-2013-08-29-09.41.11.jpg

ojalá fueran mis dedos el trineo de ese niño que sube lentamente, caminando con dificultad, para llegar hasta la cima de tus labios, y, una vez allí,dejarse arrastrar por las colinas nevadas tu piel blanca y húmeda, y correr colina abajao, atravesando el valle de tu vientre, empapándome de la nieve que salta de las cuchillas, hasta llegar al final del recorrido, justo frente al refugio donde  pudiera desnudarse de las ropas heladas, y mojarse en el fuego de su interior…

Ojalá fueras tú esa montaña… Ojalá encontrara en ti ese refugio.

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .