Madres

image

Es una madre la que disfraza los momentos tristes de su pequeño de sueños por cumplir… Es, gracias a ella, que cualquier adiós no es mas que un hasta pronto.

RADIOGRAFÍA DE UN BESO

Los hay que piensan que los sueños, sueños son, y creen que un sueño no puede hacerse realidad a base de desearlo… ¿Y si tienen razón? image Los hay que piensan que se puede besar sin usar los labios… Son esos locos soñadores que besan con tinta, con letras escritas, que la otra boca leerá algún día.image Los hay que piensan que un beso puede ser algo prohibido… Y se quedan sin probarlo, vencidos por ese miedo que, claramente, siempre fue inferior al deseo… ¿Cómo puede ser?image Los hay que niegan las evidencias que escapan a la razón… Y se quedan sin mojar sus labios de esa saliva alcalina tan deseada.image Los hay que no creen en la magia del miedo, sino sólo en sus consecuencias… Y acaban siendo víctimas de su propia redención. Los hay que quisieran dormirse cuando se encuentran… image Estaban esos, y también estaban él y ella… Dos personas que, a veces, conseguían ser una sola… Escapando de los demás. Incluso de ellos mismos.

VERSE CON OTROS OJOS

image

Hay gente – la mayoría – que va por la vida pensando que la vida es sólo lo que hay en su alrededor más cercano, sin darse cuenta de que hay otra vida más alejada, una vida que ve tu propia vida desde otra perspectiva. Eso le pasaba a aquella mujer – como a tantas otras, ya te digo.
Ella nunca se vio bonita. Siempre pensó – o eso le hicieron creer – que era una chica normal, de esas que llaman del montón, de las que no gustan a casi nadie… Pero todo eso cambió cuando un chico al que apenas conocía le prestó sus ojos durante sólo unas horas.
Ella no entendió nada, pero fue entonces, al verse a través de ellos, paseando por la plaza, cuando comprendió que, en realidad, no había nadie más hermoso que ella, no había nadie que caminara con más gracia, no había nadie que sonriera con tanta dulzura, y, lo que era más sorprendente, no había tampoco nadie que despertara tanto deseo en alguien…
Cuando devolvió esos ojos, que ya siempre serían suyos, vio que todo lo que le habían mostrado nada tenía que ver con los que los suyos le mostraban frente al espejo.
Desde entonces, todo fue diferente para ella… Sobre todo él.