CUANDO EL SUEÑO COMIENZA…

Soñar realidades es el sueño de todo soñador que se precie.
Hacer realidad los sueños es el sueño de todo realista cabal.

IMG_99290485416717.jpeg

Que los sueños comiencen justo en el momento de despertar…
Eso… ¡Eso es rebatir al mismo Calderón!

YA MISMO

IMG_7846404481786

¿Sabes qué es lo bueno de esto de estar día tras día esperándote?
Que ya falta un día menos para que llegues…
¡Hoy falta un día menos para que llegue ese momento!
Porque llegará… Los dos lo sabemos.

EL DÍA EN EL QUE SIEMPRE FUE DE NOCHE

image

Érase una vez una extraña mañana en el que la luna aún no se había ido, y en el que el sol aún no había llegado.
Era, sin duda alguna, un día raro, y todos se extrañaron, incluso se asustaron, pero lo que nadie sabía era que se trataba de un día pactado, y que no había nada que temer.
La luna y el sol habían hecho un pacto ese día, consistente en que la luna dejaría la noche al sol, y el sol dejaría el día a la luna.
¿El motivo? El motivo no era otro que ella, la chica más guapa del mundo…
El sol quería verla, por una vez, dormir una noche entera, y darle calor; y la luna quería verla reír, jugar y vivir todo un día entero.
Así que, no os asustéis. Mañana todo volverá a ser como siempre… Aunque conociendo a la luna y al sol, y sabiendo de la belleza de ella… ¡Todo es posible!

HOY EROS: HISTORIAS QUE SÍ Y QUE NO

FB_IMG_1433721585952

Su historia de amor – la de ellos dos – no murió nunca porque no podía morir. El suyo era uno de esos amores imposibles, bellos, peligrosos, deseados, vivos, coléricos, dichosos, que necesitan quedarse siempre en el mismo sitio, en el cajón de los deseos, junto a la ropa interior guardada para ocasiones especiales… Y es que siempre ha habido, hay, y habrá, amores que no les queda otra que sobrevivir a pesar de su inexistencia, de su improbabilidad, y de su platonismo… Son amores condenados a quedarse en un aire que ninguno de los dos puede respirar…

… Y terminan evaporándose.

¿Hasta dónde puedes llegar?

image

Sé que te sientes a salvo conmigo, que te sientes segura, que no sería capaz de traicionar eso que nos empeñamos en llamar nuestra amistad… Pero tienes que saber que ya mismo llega el verano, y allí uno se siente siempre más animal, y menos persona.
Lo que no sabes, o no quieres saber, es, que un día de estos llegaré hasta ese lugar donde piensas que nunca me atreveré a llegar…
No te confíes…
O sí…
Tú misma…
Un día llegaré tan lejos como no te esperas…
Quizás un poco más…
Aunque quizás también sea donde tú también esperas que llegue alguna vez.