BRUJERÍA DE FIN DE SEMANA

22

 

El fin de semana es tiempo de brujería; o debiera serlo. Todas las mujeres y todos los hombres debiéramos esconder los exquisitos modales, la sombría seriedad, y los impertinentes miedos, y dejarnos llevar por la amenazante nocturnidad, la nigromántica desvergüenza, y la más carnal de todas las alebosías.

Y, si nos tienen que quemar, si eso, que ya sea el lunes.