fb_img_1468392194205.jpg

Una vez alguien le preguntó si alguien que había vivido junto al mar toda su vida, como le pasó a él, lo echaba de menos viviendo tan lejos de él. Entonces cerraba los ojos, y pensaba, y ante él aparecía primero su playa, con su brisa y su agua cristalina, y al momento aparecía ella, con su larga melena y su sonrisa eterna. Después otra vez la playa, después otra vez ella, y después la playa y ella juntas… Y mientras tanto, con los ojos cerrados, imaginando al mar, e imaginando a ella, contestaba a esa pregunta tan extraña:
– ¿no echas de menos el mar?
– Sí… No… Sí… No… Sí… No…

Anuncios

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s