La vieja del pelaillo

Cuando era joven como vosotras yo también corría por entre la arena, yo también amaba entre la espuma, yo también me sumergía hasta que mis pulmones estaban a punto de explotar, y yo también contaba los botes que daban las piedras sobre la superficie del agua, como hacéis vosotras ahora…
¿Que si siento envidia? ¡Pues claro! Ya os digo que todo eso que hacéis vosotras, queridas chiquillas, yo también lo hice mientras mi abuela Carmen me miraba sentada en su silla verde. Pero mi tiempo ya pasó. Os toca ahora a vosotras. Disfrutad ahora que podéis. Yo disfruto mirando al mar, como hacía entonces mi abuela.

Cada vez que bajéis al rebalaje, y me veáis, pensadlo: algún día – si tenéis la suerte que tengo yo – seréis vosotras quienes estaréis aquí sentadas, disfrutando del mar de otra manera… Y os gustará también… ¡Vaya si os gustará!

Anuncios

Un comentario en “La vieja del pelaillo

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s