La música SIEMPRE suma.

Nacemos niños y morimos igual… ¡VIVA LA MÚSICA Y EL BIEN QUE NOS HACE! ¡vivan los músicos y la madre que los parió!

Para Wert, y todos esos que piensan que la música no debería tener presencia en las aulas. Y, en el otro caso – en el contrario – para toda esa gente que se esfuerza porque la magia de la música siempre nos acompañe. Sí, va por usted, Juan Carlos Garvayo, y su magia

TENER, NO POSEER

Ella, llegado el otoño a su vida, sentía que estaba herida por culpa de haber perdido a ese hombre con el que tanto le había gustado estar en verano. Lo que ella no sabía – y muy poca gente lo sabe – es que lo realmente bonito es no poseer nunca a nadie, y así no perderlo tampoco.

Si alguien decide marcharse tú puedes hacer que se quede a tu lado. Lo importante es tener, y no poseer… Eso es saber amar… Eso es saber vivir.

 

PASEOS POR EL REBALAJE

image

Caminábamos juntos oyendo el mar. Tú jugabas con tus dedos dentro de mi mano. El viento soplaba a hurtadillas entre nuestros cabellos, el siseo de nuestros pies sobre la arena mojada, y nuestras manos entrelazadas hacían todo idílico… Ni siquiera el viento de poniente molestaba.
De pronto nos detuvimos. Me apetecía decirte que te quería, y tuve la fatal idea de volver la mirada. Cuando vi que tus huellas no estaban grabadas en la arena tu mano se soltó de la mía, tu pelo ya no descansaba sobre mi hombro, y tu aliento voló como una gaviota errante.
¡Mierda! – grité, y volví sobre mis pasos… Otra vez hablaba, y paseaba, solo, sin ti.

cartas de FEDERICO GARCÍA LORCA A SUS AMIGOS

image
Sus cartas eran casi mejores que sus poesías… He dicho casi.

LA BELLA LANA

image

Lana era una niña eterna, una de esas mujeres que aunque despertaba todo tipo de placeres en los ojos de los hombres, los apagaba con el hermoso don que poseía aunque ella misma desconociera su existencia.
Él siempre había presenciado de lejos el espectáculo de su belleza, pero un día, mirándola mucho más de cerca -quizás demasiado- descubrió ese don en el que antes no había reparado, aun sabiendo que siempre había estado allí.
Lana tenía el don de dibujar siempre una sonrisa en la cara… Y no hablo de la suya – en la de ella- sino en la de él.

¿No es eso magia?

EL QUE NO LO TENGA CLARO…