LAS COSAS DE TU SONRISA

img_59967798648840¿Sabes qué es lo que tiene tu sonrisa que la diferencia de las demás?
Tu sonrisa, cuando la mezclas adrede  con la mía, 
me regala el dulce rumor que tus besos siempre me niegan.
 
¿Me sonríes otra vez la próxima vez que nos veamos?

LA ETERNIDAD

Ramón Casas Carbó1

Me gustaría que, por una vez, y aunque sólo fuera un momento, salieras de mis sueños y que te hicieras realidad, pero me da a mí que te vas a quedar aún ahí por mucho tiempo… Ojalá que eternamente.

 

HIELO QUE QUEMA

Y ella, allí mismo, en aquella cama que compartían, le convirtió en hielo… En hielo que no la helaba, sino que la derretía.

EL NUEVO “ÚLTIMO CONCIERTO” DE LOS CERO

EL DÍA 23 SALE A LA VENTA EN DOBLE VINILO, DOBLE CD Y DVD

DESVARÍO MENTAL: LA BEBEDORA DE ABSENTA

DetalleEl mismo día que vino al mundo nadie le estaba esperando… Allí no fue su padre. Su madre sí, pero se la arrebataron antes de poder oírla llorar… Aún así ellos nunca habían estado juntos. Ni siquiera se sabe si él llegó  a saber de la existencia de esa criatura. Nunca hubo amor. Ni siquiera una triste amistad… Ellos fueron amantes por una hora, en una vieja habitación de un sucio club de carretera.

Por eso Marga nació ya sola, sin su madre al lado, sin una abuela, sin una tía, sin una amiga de la familia… De esa familia que, por cierto, tampoco tenía. Sus primeros años los pasó con el dulce y rancio olor del alcohol a su alrededor. Las botellas fueron sus primeros juguetes, con el mismo sabor que los pocos besos que recibió… Mamá dormía todo el día – unas veces sola, otras acompañada, pero siempre con alguna botella vacía bajo la cama, y con  decenas de cigarros consumidos dentro de un cenicero con forma de plaza de toros sobre la mesita. Marga los recogía, los limpiaba, los tiraba, y así jugaba a “las casitas”.
Allí mismo, en esa tardía infancia, acabó la vida para la pobre Marga. Ahora, la gente que la ve por la calle, y que no sabe que en realidad es una superviviente ,le dicen, a sus espaldas, esa terrible frase que no hace mas que hundirla más en una muerte que, para su desgracia, aún no quiere llegar.
“Mira, ahí va la borracha” – susurran palabras con forma de puñal que se clavan en un corazón que – por suerte, por desgracia – ya no sangra más.

Descansa en vida, querida Marga… Descansa en paz.

EL CUADRO: LA BEBEDORA DE ABSENTA

ARTISTA: EL GRAN EDGAR DEGAS