LAS DISTINTAS ORILLAS DE UN MISMO MAR

El mar suele terminar en una playa. Al menos eso creemos los que tenemos la suerte de ver ese agua de sal como el antídoto para nuestro calor y aburrimiento. Y es allí donde nuestros hijos juegan, chapotean y disfrutan.

En cambio, para los que están en la otra playa, ese mismo mar no es sino el obstáculo que les separa de la vida. Y en esa orilla, sus hijos echan de menos a sus padres porque no saben si volverán a verles alguna vez.

¡Pobres!…

Pobres ellos, y pobres nosotros

Anuncios

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s