LA ROPA TENDIDA

Reconozco que nunca me gustó la manera en la que mi madre tendía la ropa suya y la de papá. Siempre pensé que no todo el mundo tenía que verla cosntantemente desde abajo, revoloteando entre esos alambres, y tendida en esa azotea donde tantas horas jugué con mis hermanos. Al principio reconozco que me asustaba. Me daba “mal rollo”. Incluso pensé en subir y recogerla, y esconderla, pero reconozco que, con el paso de los años, siempre que voy a casa de mamá disfruto subiendo a la azotea sólo para ver colgada la ropa de papá junto a la suya…

Mamá ha hecho que papá no se haya ido veinte años después de que se fuera… Y, de paso, ha hecho que vuelva aquella niña que tan feliz fue, y de quien tanto estoy aprendiendo. Gracias mamá.

cropped-img_27723920169861.jpeg

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s