A VECES LLEGAN CARTAS

Siempre fue más fácil que me leyera a que me escuchara, y, por supuesto, mucho más fácil escribirle a decirle… Y es que siempre hubo cosas imposibles de decirle mirándola a los ojos. Tengo que decir que no era por mi nítida timidez, ni por mi siempre aparente miedo al ridículo, sino por la propia fuerza de esos ojos que, cuando me miraban, eran capaces de hacer que el mismo reloj girara en sentido contrario… Si es que no se detenía y acababa con todo… ¡Con todo!

2 comentarios en “A VECES LLEGAN CARTAS

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s