NADA EN COMÚN ¡HASTA AHORA!

perfil-de-un-rostro-en-la-ventanilla-de-un-avion-sobre_bogota“Damas y caballeros del vuelo E-324, Madrid – Nueva York, esperamos que el vuelo esté siendo de su agrado. Les habla el capitán Losada para desearles un vuelo agradable. Nuestras azafatas podrán ayudarles en cualquier problema que… ” 
 
El largo discurso del capitán tranquiliza a los doscientos treinta pasajeros que viajan rumbo al norte de Europa, todos cargados de ilusión. La mayoría ha volado ya muchas veces. Otros lo hacen por primera vez. Unos  van de vacaciones, huyendo del calor;  otros vuelven después de unas pequeñas vacaciones en casa, con la familia que tanto añoraban; y otros tan solo van a hacer negocios deseando volver pronto.
Hace ya más de cinco horas que el avión despegó sobre tierra de habla hispana, y ahora sobrevuela un manto de agua salada sin idioma conocido. Los pasajeros descansan, los que pueden. Unos ven la televisión, otros descansan sus cabezas sobre los asientos. Unos duermen, otros leen, otros oyen música… Unos son rubios, otros morenos. Unos son altos, otros bajos. Unos son hombres, otras mujeres. Unos trabajan, otros no.
Ninguno parece tener nada en común con los otros que viajan a su lado, ni nada que les una en sus vidas… ¡Hasta ahora! 
A partir de esa tarde – exactamente a partir de las seis de la tarde, cuando se lo comuniquen a sus familiares – todos tendrán en común una cosa: el dolor de toda esa gente cuando conozcan la noticia del terrible siniestro del E-324, Madrid – Oslo .

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s