CARTA A UNA PRE ADOLESCENTE (en realidad a uno que dejó de serlo)

2013-08-27-13-57-21Querida Pre adolescente, hija, y puede que hasta amiga. Esto último tan sólo depende de ti y de mí. De nadie más. Sé que te cuesta creerlo pero un día también nosotros – tu padre y tu madre, esos que tanto te regañan – fuimos adolescentes como tú, y estuvimos en el instituto como tú, y tuvimos amigos y amigas como tú, y enemigos y enemigas como tú, y problemas solucionables y amores fracasados como tú, y millones de aventuras como tú. También tuvimos a los abuelos detrás, haciendo que fuéramos quienes somos hoy.
Esto que te escribo no es un sermón para ti, sino para mí, ahora que ya no soy ese adolescente que tú sí que tienes la suerte de ser. Lo que quiero decirte, mi querida adolescente, es que no te olvides de disfrutar cada instante, de exprimirlo, de vivirlo para dejarlo así clavado en tu memoria… Dentro de muchos años volverá a ti, y te hará sonreír. Cariño, sé feliz, aprovecha el momento que tienes ante ti, y no lo dejes escapar sin saborearlo al máximo. Un día tiene 24 horas y es a tu edad cuando esas 24 te pertenecen a ti en todo momento. Unas las gastas en sueños, otras en divertirte, otras en sufrir por amor (es bonito también) y otras en hacerte la persona que serás de mayor.
Mi objetivo con esta carta es pedirte sólo un favor ¿vale? Quiero que hagas sólo una cosa, y, si puede ser, que la hagas muchas veces… No te va a costar mucho, y es algo que quiero que hagas ahora por mí, pero que, a la larga, también será para ti. Hazme caso.  Me gustaría que mientras pasas tu tiempo en crecer y hacerte mayor, dejando atrás a esa niña que tanto tiempo pasó a mi lado, me mires de vez en cuando  a los ojos – como hacías hace no más de unos años – y recuerdes que aquel tipo absurdo que tantas horas GANÓ a tu lado sigue aquí…
Lo que quiero pedirte, cariño, es que pienses que el tiempo no siempre estará a nuestra disposición, y que no dejes para más adelante decirme todo lo que me quieras decir,  que no dejes para más adelante los abrazos que me quieras dar, ni que dejes para más adelante todo eso que ahora podemos hacer juntos. Hazme caso cariño, la gente es muy de eso: de dejar de decir las cosas hasta ese momento en el que las preguntas y las respuestas salen de la misma boca, y se quedan en el mimo pensamiento porque el otro, simplemente, ya no está.


Cariño, juntos podremos hacer cualquier cosa. Ya lo hemos hecho antes ¿verdad? En equipo. Somos un estupendo equipo. Sigamos siéndolo 

Un comentario en “CARTA A UNA PRE ADOLESCENTE (en realidad a uno que dejó de serlo)

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s