Cada vez que ellos se encontraban su estómago se convertía en un lujoso salón de baile donde miles de mariposas estaban invitadas a danzar.
Y esto era lo que pasaba cuando él sabía que ese día ellos se verían: su estómago comenzaba a engalanarse para el recibimiento a las mariposas que estaban preparadas ya en la comisura de sus labios.

Esa fue la verdadera fiesta que se celebró ese día

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s