Y AÚN DICEN QUE EL PESCADO ES CARO (SOROLLA)

El título del cuadro procede de la novela Flor de Mayo, de Blasco Ibáñez. En uno de los pasajes, muere en el mar un pescador llamado Pascualet, y su tía se lamenta de lo sucedido mientras exclama: “¡Que viniesen allí todas las zorras que regateaban al comprar en la pescadería! ¿Aún les parecía caro el pescado? ¡A duro debía costar la libra…!”

44f06f28-9a9d-4679-9ca1-8ca3d04c8d24.jpg

-¿Respira, Paulón? – pregunta Carmelo, sujetando al joven Pascual por las axilas, intentando así ayudar a detener la hemorragia
– respira, pero no sé yo…
Paulón, sabedor de lo dramática que es la situación, no puede mas que seguir intentándolo, pero sabe que el joven Pascualet ha perdido ya demasiada sangre y están muy lejos aún de tierra…
– pero ya sangra menos ¿verdad?
– sí, pero es que ya le queda poca
– pobre
– sí, pobre. Mira, si está más blanco que esos “pescaos”
– ¿Se salvará, Paulón?
El silencio del viejo patrón es más que suficiente para entender lo inminente, lo inevitable, y el pobre Carmelo lo deja caer sobre el suelo para poder limpiar el sudor de su frente.
– ¡Sálvale, Virgencita del Carmen – gritó Carmelo, mirando esa cadena de oro que colgaba del cuello de su joven amigo.
– Pobre Palmireta ¿verdad?
– sí, pobre
– y recién parida que está
– ya
– y sin la casa pagada ¿Qué será ahora de ella?
– pues lo mismo que lo de las demás viudas del puerto. Tendrá que buscar otro marido pronto, o no lo quedará más remedio que…
– no digas eso. Palmireta es muy guapa y buena
– y joven
– sí, no le costará encontrar marido entre los viudos
– pobre Pascualet… Ya no le queda apenas sangre
– ¡qué vida más perra! ¿verdad Pascualón?
– verdad, pero es la que nos ha tocado vivir… Otros no tienen la misma suerte que nosotros. Al menos tú y yo, aunque destrozados por el reuma, pudimos ve a nuestros hijos crecer. En cambio Pascualet…
– ya, tienes razón.
– No hay más que hacer. ¡Me cago en Neptuno, en Poseidón, y en todos los diosos de la mar salá!
– Muerto a los veinte por culpa de un pescao que no nos dará ni para pagar el gasoil del trayecto
El pobre Pascualet, aún vivo, gritaba en sus adentros, mientras todo se oscurecía… Todo menos el inmaculado rostros de su Palmira y de su Pascualetín, al que nunca más volvería a ver…
– y luego dicen que el pescado está caro…

Cuadro de Sorolla

Anuncios

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s