HACE VERANO

Y muy lejos aún de la playa, y más aún del verano – si la distancia y el tiempo fueran comparables – pensaba en ella. Y al hacerlo estaba de nuevo allí: estaba de nuevo en la playa, y de pronto parecía oler a verano, y otra vez podía sonreír junto a ella, observándola en su nadar…
Y el milagro era real. Y lo sentía todo realmente… Aunque allí no hubiera playa, aunque aún no fuera verano, y a pesar de que allí no estuviera ella.
Anuncios

Autor: josamotril

mi blog solo de relatos: http://josaliteraria.wordpress.com

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s