LA DICHOSA EMPATÍA

a694u8bt9jhh0279Vivimos en un mundo que nos arrastra, en un mundo al que nos dejamos arrastrar…

¿Cuándo fue la última vez que pensaste en pensar lo que haces antes de hacerlo, en detenerte un momento? ¿No crees que te dejas llevar por todo, que ya nada parece hacer daño a nadie, que lo que hagas son los demás los que tienen que verlo a tu  manera, y si no lo ven así el problema es suyo? Yo creo que es una trampa en la que hemos caído todos.

Está bien hacer lo que uno quiera, pero  no está menos bien saber que lo que haces no perjudica a nadie, que no le hace daño, aunque esté bien hecho… Y más si de quien hablamos es de alguien que te importa. ¿Merece la pena hacer algo si a tu amigo, a ese que está cerca tuya, le duele? ¿Merece la pena hacer algo que tú crees que no está mal pero que esa persona que, en cambio, sí la ve mal esa persona que te interesa, y lo que es peor: le duele?

Pues yo creo que sí, que se puede hacer algo siempre. Creo  que hay que pararse y pensar. Es verdad que no vas a dejar de hacer cosas porque a ese otro le moleste, o vea las cosas de manera diferente a ti, pero, en cambio, sí que puedes detenerte un momento, ver los motivos (empatizar) y actuar de otra manera… Es verdad que, seguramente, esa otra manera tampoco sea la que a él le guste, pero en cambio sí que es la que tú consideras mejor para ambos. Siempre para ambos.

Todos tenemos un amigo – o todos somos ese amigo – que a veces no piensa que lo que hayas hecho, posiblemente, no tuviera ninguna mala intención, y se queda con que has hecho algo que a él no le gusta nada. Él tiene que entender que tú no eres él, pero tú también tienes que él no es tú.

Posdata: posiblemente no vas a solucionar nada, pero… ¿no merece la pena intentarlo? Se supone que eso es ser un amigo. Siempre puedes explicarle lo que ha sucedido, y también siempre puedes pedirle la explicación. Lo malo es enfadarse y callar… ¡Enquistar!

Anuncios

Autor: josamotril

mi blog solo de relatos: http://josaliteraria.wordpress.com

6 comentarios en “LA DICHOSA EMPATÍA”

  1. no se puede estar pensando siempre en lo que hace el otro. Hay que preocuparse más de uno mismo. Los demás si son tus amigos lo último que querrán es hacerte daño

    Me gusta

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s