LAS SIRGUERAS (para el que sigue pensando que la mujer siempre fue menos que el hombre)

las sirgueras (de la palabra sirga, que es una cuerda gorda) eran mujeres que, a finales del siglo XIX, en el puerto de Bilbao arrastraban las embarcaciones llenas de mercancías y minerales, realizando el trabajo de ya no los hombres, sino de las bestias.

La mujer siempre estuvo ahí. Ahora por suerte podemos saberlo y verlo.

Anuncios

Vivir, convivir… ¡Qué difícil lo hacemos a veces!

– Salta, yo te cojo…
– ¡allá voy! ¿me cogerás de verdad?
– te lo prometo
– ¡Ay, qué daño!
– lo siento mucho
– tranquilo, no duele tanto como parece
– lo siento mucho
– tranquilo, gracias por bajar a cogerme
– te dije que te cogería
– te duele a ti también ¿verdad?

Vivir, convivir… ¡Qué difícil lo hacemos a veces!

Es duro cuando sabes que el otro quiere marcharse, y tienes que intentar convencerle para que no lo haga… ¡Cuando deseas que se quede para siempre! Pero también es duro cuando sabes que llegó la hora de marcharte, pero no sabes cómo hacer para no lastimar más de lo imprescindible…

Esto de ser humano es difícil a veces ¿no?

Vivir, convivir… ¡Qué difícil lo hacemos a veces!

A veces, estamos tan acostumbrados a que LOS AMIGOS nos salven, y nos saquen de esos hoyos que nosotros mismos nos cavamos, y donde nos metemos, que no nos damos cuenta de que, al final, podemos terminar ahogándolos con nosotros.

Seamos justos, abramos los ojos, y pensemos más en ayudar que en ser ayudados. Ayudar a los amigos es otra manera de que nos ayuden.