Vivir, convivir… ¡Qué difícil lo hacemos a veces!

screenshot_20170201-2151272.png.png

Que un corazón no lata siempre al mismo ritmo, al mismo compás, y con la misma fuerza – o brío – del principio no quiere decir que no tenga que seguir latiendo. El corazón de una persona, como todo lo demás, como la persona en sí misma, va deteniéndose con el paso del tiempo, va cambiando, va madurando, y toda esa arena que ha ido pasando a través de su reloj sigue allí para siempre, depositada en un lugar del que nadie ya podrá sacarla… Ni siquiera si ese corazón se parara por completo.

¡Qué bonito es que dos corazones latan juntos! Aunque no lo hagan al mismo compás.

 

 

 

 

 

Anuncios

Un comentario sobre “Vivir, convivir… ¡Qué difícil lo hacemos a veces!

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s