PARTIDAS PERDIDAS

Es duro vivir toda tu vida creyendo y discutiendo por la inexistencia de Dios, y darte cuenta a la vejez de que ese Dios sí que existe… Es triste descubrir que si existe el demonio también tiene que existir Dios.

Eso sí, ha perdido la partida que un día empezó.

Anuncios

PUTA GUERRA (fotos de amigos)

¿Huir? ¿A dónde? ¿y para qué? Hace ya tanto tiempo que morí que no tengo donde ir a… ¿a vivir?

No pienso irme de aquí. Jamás. Me da igual lo que digáis, y lo que no hagáis. Entre estas ruinas, y junto a esta música que no suena, siguen los recuerdos de mi mujer y de mis dos hijos, los tesoros que descansan precisamente bajo estas mismas ruinas de las que ya nadie me echará.