DORMIR CONTIGO

Una mata de su belleza, como si de una enredadera en primavera se tratara, trepaba siempre suave, pero enérgicamente, y siempre empezaba a hacerlo por entre mis piernas, después subía por mi pecho, se deslizaba por mis manos, y finalmente inundaba todo por mis ojos…

Eso era dormir contigo… ¿Entiendes ahora mis insominios?

Anuncios

RECETA DE HOY

Receta de hoy:

La Buscas. La miras. La vuelves a mirar sin que ella lo note. Te la llevas grabada en la memoria. Abres los ojos a media noche. Ella aparece, despliega sus alas, y tú vuelas