34755_59468_playa5_500_250Es en la postdata donde se esconde todo lo que realmente quieres decir pero no puedes, y es ahí donde hay que pararse, porque siempre habrá una coma mal puesta, un punto que falta… Algo que delata al escritor porque esconde más de lo que has creído leer en un principio…

Pdta: Me gustas

MI YING Y TU YANG

yin_yang_cats_by_solreina-d6kgspxEstá bien tener tus ideas, tus gustos… ¡Y defenderlO! Lo malo es cuando te haces defensor a ultranza porque entras en el juego de las odiosas comparaciones. Primero tenías que ser de los Beatles o de los Rolling, después del Madrid o del Barca, y finalmente del PP o del PSOE.
Si eras de los Rolling no podías defender Sgt Pepper. Si eras de los Beatles no podías defender Simpathy for the devil.
Si eras del Madrid no podías defender a Guardiola, y sí  a  un tal Mourinho. Si eras del Barca no podías hablar bien de Ancellotti, y sí de un tal Van Gaal.
Si eras del PSOE no podías simpatizar con Pimentel, y sí con Díaz. Si eras del PP no podías defender a Gabilondo, pero sí a Aguirre.
¡y eso de atacar algo bueno sólo porque no es de tu bando hace que ese bando esté equivocado… O, al menos, la manera de pertenecer a él.

Firmado: uno que se ha cansado de seguir equivocándose.

hora de volar

image
Ella necesitaba gestos por parte de él… ¡Más gestos de los que veía! Él no disponía de ellos… ¡No podía, o no quería regalarlos! Por eso ella, como ave migratoria que era, decidió volar… Emigró… No le quedó más remedio… Ella era aún joven…¡Había que vivir!

Y es que, siempre hay un sitio en el mundo, donde siempre es verano… Sólo hay que saber buscarlo.

AHÍ VA, CON LA MÚSICA A OTRA PARTE

image
Lo bueno de ser niño era, entre otras muchas cosas, que si algo no te gustaba, o no estabas cómodo en un sitio, cogías tus bártulos y te ibas con la música a otra parte.

Ya, de mayor, cuesta más… ¿O no? En realidad uno no debería dejar de ser niño hasta que ya no puede ser otra cosa… Es decir: ¡Hasta que deja de ser!

MOTRIL A SU HIJO

¡Que suene la música!
Hoy es uno de esos días en los que uno se siente un poquito más orgulloso de ser de donde es. Hoy las calles donde ese niño  jugaba le verán, emocionadas por su música, coronarse “emperador local”, y, un día más, será profeta en su tierra. Esas calles (La de las Cañas, por ejemplo) le aplaudirán con cariño por cada vez que él las ha recordado y mencionado fuera de allí, y todo su amor por ellas le va a ser devuelto en forma de brisa del peladillo y de aroma a caña de azúcar. Hoy Motril hace honores a alguien que susurra su nombre por donde quiere que va, y todos los motrileños nos sentimos un poco más orgullosos de decir: ¡Mucho Motril, y mierda pal…!