CUADROS DE AMIGOS

john-george-brown.jpgElla no me hablaba, ni me cantaba, ni me susurraba, ni “na de na de na” pero yo no podía dejar de oírla a cada instante… Incluso estando a más de quinientos kilómetros de distancia… Ella no hacía mas que pronunciar – con su boca, con sus ojos, y a veces con sus manos – preciosos ramos de flores que después vendía en la calle, y que yo me moría por comprar… Con el tiempo me di cuenta de que, ni ella los hacía para mí, ni yo tenía dinero para comprarlos… Pero algún día… ¿Quién sabe si algún día? ¿Quién sabrá si ella quisiera hacerlos para él, o si él quisiera comprárselos?

 

CUADRO DE ELENA

Anuncios

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s