MI LIBERTAD DE EXPRESIÓN

Resultado de imagen de respetoQueridas Carmen, Cruz y África:

Libertad de expresión consta de tres palabras, pero hay dos que la gente empieza a obviar. Una es libertad, y la otra es expresión; y juntas cogen más poder aún del que ya tienen.
La libertad de expresión no tiene matices. La libertad de expresión es lo que las palabras dicen, y  no lo que los demás oímos, o queremos oír. Una persona tiene derecho a decir que le gusta la legalidad o la ilegalidad. ¡Decirlo!
Se le debe permitir decirlo, porque es algo suyo, algo que piensa él, y que no tiene nada que ver con lo que pienses tú, yo, o quien sea… Por eso es su derecho, y su libertad.  Alguien puede defender que le gusta la ilegalidad; Lo que no se le puede permitir es que actúe en ella. No deberíamos confundir las cosas: “una cosa es decir, y otra es hacer”
Decir puedes lo que quieras. Hacer es otra cosa.
Creo que el siguiente ejercicio en este país sería tener una nueva asignatura en vuestros colegios y en vuestros institutos: la de “enseñarnos a respetar” Tanto los que dicen, como los que oyen. Los que dicen tienen derecho a decir – claro que sí – pero tampoco estaría mal que se detuvieran a pensar antes de hablar, intentar paliar el posible daño a la mayoría de la gente (respeto). Y los que oyen deberían limitarse a escuchar, y a protestar – esa es también su libertad – pero no a ser inquisidores y pedir que se les impida opinar.
Si algo no te gusta tienes derecho a decirlo. Si algo no te gusta tienes derecho a que no te guste, pero no a prohibirlo por el mero hecho de que a ti no te guste. Por esa regla de tres todos podríamos hacer lo mismo contigo. Piensa que cualquier cosa que digas puede siempre hacer daño a alguien que no piense o sienta como tú… Como, por ejemplo, esto que acabo de decir.

Vivimos ya en el siglo XXI y a veces parece que sigamos en la Edad Media. Aprendamos a escuchar, y a no escuchar. Aprendamos a dejar que cualquier porte la bandera que quiera – ¡Cualquier bandera! Aprendamos a mirar a otro lado, y aprendamos, sobre todo, que tiene derecho a llevarla, y a ondearla, mientras no nos de con ella en la cabeza.

Todos hablamos de respeto, pero qué pocos lo hacemos a veces desde el mismo. Hay que aprender a respetar a los demás, y eso no sólo tiene que hacerlo el que habla, sino también el que escucha.

Por cierto, chicas, que discutir es siempre un ejercicio muy sano, y también decir lo que no te parece bien, incluso criticar las opiniones de los demás… Pero no prohibirlas. Y esto es sólo mi manera de verlo. Ya sabéis, si no os gusta lo que digo… ¡Discutidlo!

Anuncios

10 comentarios en “MI LIBERTAD DE EXPRESIÓN

  1. y esa mierda es la que le quieres enseñar a esas pobres niñas pues vaya putada para ellas, lo que tienes que hacer es enseñarlas a que nadie diga cosas que nos sde deben decir como los terroristas los moros y todas esas mierdas

    Me gusta

  2. estoy contigo josa. Discutir siempre, prohibir nunca. Hay que aprender a respetar a los demás y eso no solo tiene que hacerlo el que habla sino también el que escucha

    Me gusta

  3. menudo montón de mierda. VAis de progres pero cuando os critican algo hacéis hasta manifestaciones en contra para que se prohíba. Si es que no hay por donde cogeros

    Me gusta

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s