cosas de hermanas: Anme y Loles


Anme y Loles jugaban frente a la máquina de coser azul y de mueble blanco donde su madre pisaba el pedal, y la aguja entraba y salía de la tela roja de aquella falda de zíngara que estaba preparando para la fiesta de fin de curso. Jugaban con su muñeca venida de la luna, y la hermana pequeña, de repente, sin avisar – ni nada – besó a la hermana mayor
– Gracias – le dijo mientras apretaba sus labios contra la cara
– ¿gracias?
– porque sí
– pero ¿por qué?
– porque dentro de muchos años nos haremos mayores, como mamá, como las tías
– ¿y…? No es malo hacerse mayor
– claro que no lo es. Al contrario
– ¿entonces?
– ¿no las ves? Dentro de muchos años a ti y a mí nos pasará como a ellas
– no te entiendo
– Nos separaremos y  ya no podré disfrutar de ti, ni besarte así… Al menos no todos los días, como quisiera
– qué tonta eres, Loles
– ya lo sé, Anme
– anda, ven y dame otro de esos besos tan ricos, anda.
Anuncios

Un comentario en “cosas de hermanas: Anme y Loles

  1. Enamorada de la foto, cuanta ternura, cuanta dulzura.
    El texto precioso y real. Esos besos de tanto cariño se dan con más intensidad de pequeños en casa de nuestros padres, cuando los hermanos y los padres son lo más grande y valioso que tenemos.
    Ahora el amor sigue siendo lo mismo, pero por encima de todo se encuentra nuestros hijos.
    Me encanta la foto, me encanta el texto. Cuanta sencillez y cuanto guarda. Que cariño y recuerdos me trae.

    Me gusta

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s