HOY, CHARLA DEL POETA GRANADINO, FEDERICO GARCÍA LORCA

image

El auditorio del Instituto Ángel Ganivet estaba ansioso. Aún así todos estaban en silencio, emocionados… Federico García Lorca, casi diez años después de su última visita, volvía a Granada, a su adorada y temida Granada. El poeta daba su clase magistral en la luminosa clase y los alumnos le miraban recelosos. Todos habían oído hablar de aquel anciano, de casi ochenta años, y que tantos libros les había regalado como lectores. Eran jóvenes, y todos le conocían bien porque era uno de los personajes más importantes de su Granada, pero Federico ya estaba mayor… ¡Muy mayor! (por suerte)
Aun así seguía elegantemente vestido, con su sombrero de paja, y su chaqueta de rayas. Muchos le miraban embelesados, otros un tanto reacios, porque esperaban una charla aburrida sobre el amor y la muerte, y sobre su multitud de formas. Federico habló y habló durante más de una hora. Los profesores y los alumnos le escuchaban atentamente. A pesar de sus muchos años viviendo fuera de Granada, seguía con ese “acentazo” y con esa gracia que hacía que nadie pudiera dejar de escucharle. Aún era un niño mayor, como cuando tenía treinta y ocho, y tuvo que huir de Granada para que no lo fusilaran como a tantos otros aquel triste año de 1936. Desde entonces había vivido entre Madrid, Barcelona – siempre al lado de su querida Cadaqués – y Argentina, y muy pocas veces regresaba a su tierra natal por culpa de un miedo extraño que nadie comprendía… Para muchos de sus allegados, para Federico, la idea de Granada era la idea de la muerte… De su muerte, y por eso intentaba evitarla.
Cuando terminó la charla y el amplio auditorio aplaudió al poeta, comenzó la ronda de preguntas. Todas fueron iguales, todas sobre sus obras favoritas, sobre su infancia, sobre sus viajes, pero fue una la que llamó más su atención, y también despertó su famoso “cabreo”, y su conocida malafollá.
– ¿Don Federico, qué es una musa? – preguntó el alumno a Federico
– ¿una musa? – contestó extrañado y contrariado
– sí, yo escribo como usted poesía, y  quiero encontrar la mía – el alumno parecía ansioso
– ¿escribes poesía y no tienes musa aún?
– no, aún no, por eso quiero que usted me lo explique
– ¿el qué quieres que te explique, querido?
– ¿qué es una musa? ¿Cómo encontrarla?
– una musa… – dijo finalmente el anciano poeta, sonriendo – Primero cierras los ojos, esperas un poco y pronto ves un rostro que deja de diluirse entre las sombras. Después lo miras, lo besas, sonríes… Y escribes
– ¿solo eso? – preguntó de nuevo el joven alumno, riendo
– ¿solo? – dijo el poeta, cerrando su carpeta y levantándose para marchar – si eso te parece poco es que aún no estás preparado
– ¿preparado? ¿preparado para qué?
– para la poesía, querido, para la poesía.
Federico cogió su bastón, se puso su sombrero, y se marchó.

Anuncios

Autor: josamotril

mi blog solo de relatos: http://josaliteraria.wordpress.com

1 comentario en “HOY, CHARLA DEL POETA GRANADINO, FEDERICO GARCÍA LORCA”

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s